PREPARANDO LA TSS2019. RECORDANDO LA TRAVESÍA TSS2018

ETAPA 13.- RESPOMUSO – PANTICOSA. 12 km, +745 -1240.  28 de junio del 2018

 

De las seis ediciones de la TSS, solo se ha cruzado Tebarray en dos ocasiones. En 2018 fue imposible. En la montaña es la naturaleza la que pone sus condiciones y este año nos puso mucha nieve en las cumbres y en los collados. Nadie pasó en sentido inverso que pudiera darnos noticia de cómo estaban las cosas y primando la seguridad se decidió desandar lo andado y volver a Sallent para, desde allí, ir en furgo a Panticosa.

El camino que habíamos recorrido el día anterior parecía haber cambiado y, especialmente nuestro helado túnel era ya otra cosa. Bajamos con pena pues sabíamos de la belleza del paso de Tebarray, pero con un cierto alivio, pues teníamos miedo. La primera parte en silencio. Somos pocos, a mitad de camino el fresco de una arboleda invita al reposo, acogemos sentimientos, aspiraciones y sueños. En la bajada un gran susto, una de las participantes tuvo un traspiés y, en un lugar aparentemente sin peligro, estuvo a punto de caer al abismo. Aprendimos que no se puede bajar la guardia en ningún momento. Los que la vimos caer desde atrás pensamos en lo peor.

Panticosa es un núcleo turístico. Tiene todos los servicios necesarios, desde una buena comunicación hasta agua y electricidad, también teléfono, a pesar de estar en un lugar complicado. Hoy leemos y nos cuesta entender que “4 mil millones de personas no tienen acceso a la electricidad en todo el mundo, la mayoría de las cuales vive en áreas rurales de los países en desarrollo. La pobreza energética en muchas regiones es una barrera fundamental para la reducción del hambre y para asegurar que el mundo pueda producir suficiente alimento para satisfacer la demanda futura” (…) 66 millones de niños en edad escolar primaria asisten a clases con hambre en los países en desarrollo, 23 millones solo en África” (Datos del ODS2. Acabar con el hambre). Sabemos que son muchos los jóvenes que van a estudiar o a trabajar sin comer, también sabemos que a veces deben cubrir distancias largas, ¿Habríamos podido llegar a Panticosa sin comer?

 

Ya en el refugio, cayó una gran tormenta, el cielo se abrió y con tremendo estruendo soltó todo lo que llevaba dentro, pero ya estábamos bajo techo. El valle cerrado de Panticosa devolvía truenos y relámpagos. Fue realmente sobrecogedor.  Somos gente afortunada. De atardecida, encaramos correcciones tan agradecidas por quien las recibió. Sugerir al amigo aspectos de mejora de su carácter, es entendido aquí como esa entrañable ayuda que todos estamos dispuestos a otorgar y a recibir.

A pesar de haber cambiado el recorrido estamos contentos, todo marcha muy bien, estos días en los que el grupo central camina solo son muy buenos para cargar las pilas de la energía que necesitaremos para seguir acogiendo a quienes vengan a acompañarnos.

 

Esperamos con estas entradas, que irán apareciendo, ir calentando motores de ilusión para afrontar la nueva aventura.

¡GRACIAS por formar parte de la Transpirenaica Social Solidaria!

¡ Seguiremos caminando juntos «Por la inclusión social y el desarrollo sostenible», con proyectos educativos no formales en la montaña

Etiqueta tus fotografías sobre la Transpirenaica Social Solidaria con el hashtag #TSS19ODS #ODS

***

Si quieres recibir información de las actividades paralelas de la TSS suscríbete a nuestra newsletter. 

¡AYÚDANOS A CONSEGUIR NUESTRO RETO #PORLAINCLUSIÓN #TSS19ODS !

***

Caminamos para dar nuevas oportunidades a jóvenes 

Deja tu comentario