Foro Social Zabaldika “Misma dignidad, mismos derechos”

"Cuando la emoción lo dice todo”

El pasado, 19 de junio, celebramos en buena compañía el foro Social deZabadika, uno de los mas entrañables de la Travesía, llenamos la pradera de Zabaldika, compartimos relatos y reflexiones sobre los derechos humanos y Salomé nos cantó una maravillosas canciones. Gracias Salomé, comunidad de Zabaldika, hospitaleras y montañeros Iturrama y a todoas las personas que nos acompañaron este dia.

Nuria Perpinyà, responsable de convivencia y  participación del ayuntamiento de Ripoll, compartió con nosotros los planes de convivencia del ayuntamiento de Ripoll.

“Todos los seres humanos, mujeres y hombres,  nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros”. Es de este derecho, el primero de la declaración Universal de los Derechos Humanos, de donde nació el título para este foro de Zabaldika 2018: MISMA DIGNIDAD, MISMOS DERECHOS.

 

En la Declaración Universal de los Derechos Humanos aparece en dos ocasiones la palabra deben o deberes, la primera, como digo, en el primer artículo, la segunda en  la primera parte del artículo 29 que dice que “Toda persona tiene deberes respecto a la comunidad, puesto que sólo en ella puede desarrollar libre y plenamente su personalidad”.

Es curioso que solo aparezca dos veces, ¿Por qué será? Creo que es sencillo. “Deben comportarse fraternalmente unos con otros” Entiendo que aquí hay un mensaje de calado: que todas las personas tengamos los mismos derechos implica una correlación con los mismos deberes, todos hemos de contemplar los derechos de los demás, tenerlos en cuenta y consideración y actuar de forma respetuosa con todas las personas y con todos sus (nuestros) derechos… y es que, además, emplea la palabra “fraternalmente”, esto es, con fraternidad, o sea, con “Amistad o afecto entre hermanos o entre quienes se tratan como tales”[1], las personas pues, han de tratarse como hermanos. Recuerdo en este momento otros libros y otros mensajes, ahora religiosos, que dicen que la condición de ser hijos de dios nos hace hermanos… Curiosa la coincidencia.

Y enlazamos con la inclusión, con la pertenencia a la gran comunidad humana. Estamos hablando de la no exclusión, que tiene para nosotros tantas implicaciones en nuestra forma de actuar y de vivir. Hablemos de esas implicaciones. Para ello podríamos recorrer el mundo que en este momento tiene tantas complicaciones en las relaciones institucionales e internacionales pero… estamos en Zabaldika, es la TSS la que nos ha reunido, pensemos, pues, en los derechos humanos desde la proximidad.

El derecho número 29 en su primera parte, como digo,  hace referencia a nuestra responsabilidad para con la comunidad. Extraordinario  preventivo para el pasotismo, el egoísmo y unos cuantos “ismos” más, que no son nuevos, ni mucho menos. Tener presente este artículo y actuar en consecuencia no es compatible con la cultura del “sálvese quien pueda”… porque… o se salva la comunidad o nos caemos todos. Queremos una comunidad inclusiva, que tenga en cuenta a todos sus miembros, hombres y mujeres,  en igualdad de derechos y oportunidades, una comunidad de la que, como parte que somos, requiere de nuestra acción positiva, para, como dice el escultismo, dejar el mundo en mejores condiciones que como lo encontramos. Mejorar nuestra comunidad desde el esfuerzo e implicación, desde nuestra propia preparación, tratando de que nadie quede al margen y trabajando conscientemente por la inclusión de todas las personas a todos los niveles.

Algunas preguntas para la reflexión

Primera pregunta: ¿Qué implica esto de la fraternidad, esto de la inclusión, esto de la pertenencia en las siguientes situaciones?:

  • Migraciones y, concretamente migraciones a Europa. ¿Blindar las puertas con muros y concertinas, incluso sacar de casa al hermano que viene a comer o huyendo de la muerte o acoger “fraternalmente”, tal y como dice el artículo primero?, solemos hablar en la TSS de acogida incondicional de todas las personas, sean como sean y vengan de donde vengan.
  • El medio ambiente garante de la vida de las personas pasadas presentes y venideras.
  • El derecho a ser diferentes, diversidad es riqueza.
  • El consumo y la acumulación. ¿Personas, ciudadanos o sólo consumidores?

Segunda pregunta: ¿Cuál es mi comunidad? ¿Una comunidad que excluye a los miembros de otras comunidades reclamando distintos derechos para unos y otros, o, una comunidad mundial formada por todos aquellos a los que acoge la fraternidad del artículo 1?

En fin, amigos, ¿Qué buscamos nosotros en nuestras organizaciones promotoras de inclusión? ¿Qué vamos logrando? ¿Cuáles son nuestras sombras? ¿Qué buscamos con la TSS? Estamos hablando de que aquí cabemos todos, ¿Qué hacemos para esto?

Muchas gracias.

Patxi Sanjuan, educador TSS

***

Si quieres recibir información de las actividades paralelas de la TSS suscríbete a nuestra newsletter. Si quieres venir a caminar con nosotros en alguna etapa de la Travesía Transpirenaica Social Solidaria 2018 envíanos un correo a info@transpirenaicasocialsolidaria.org.

¡AYÚDANOS A CONSEGUIR NUESTRO RETO #PORLAINCLUSIÓNTSS18!

***

Caminamos para que todos los jóvenes tengan oportunidades

Deja tu comentario